TRAS UN RECURSO PRESENTADO POR CCOO

Nueva victoria judicial de los trabajadores de Coca Cola en la planta de Fuenlabrada

Un juzgado de Móstoles declara nula la modificación de las condiciones de trabajo en la planta de Fuenlabrada.

Protesta de los trabajadores de Coca Cola. (Foto de archivo)
Protesta de los trabajadores de Coca Cola. (Foto de archivo)

La sentencia señala que Coca Cola no negoció de buena fe con los representantes de los trabajadores  ya que no pretendió llegar a ningún acuerdo

El Juzgado de lo social nº 2 de Móstoles ha dado la razón a CCOO y al Comité de Empresa de Casbega, SL en el centro de Fuenlabrada, declarando nula la modificación sustancial de las condiciones de trabajo impuesta por la empresa a los trabajadores cuando se vio obligada a readmitirles.

La sentencia señala que Coca Cola no negoció de buena fe con los representantes de los trabajadores durante el periodo de consultas ya que no pretendió llegar a ningún acuerdo y la negociación sólo tuvo como objetivo imponer las medidas sin ninguna variación y legalizar las modificaciones de las condiciones de trabajo incumpliendo los compromisos que asumió ante la Audiencia Nacional.

coca cola2

El secretario general de CCOO con trabajadores de Coca Cola en la planta de Fuenlabrada.

Aunque la readmisión de los trabajadores contemplada en el Manual COIL, que la empresa presentó para diseñar un nuevo modelo de centro es correcta, la sentencia indica que las áreas que exigían el desempeño de tareas profesionales y de mayor complejidad técnica no han entrado en funcionamiento y los trabajadores han sido empleados en otras tareas más manuales, como clasificación de botellas vacías, la carga y descarga de camiones, etc, incumpliendo los acuerdos adquiridos.

Además, la sentencia señala que la empresa no puso en funcionamiento el servicio de alimentación moderna ni la unidad de I+D asumido ante la Audiencia Nacional como obligación para justificar la readmisión. Esto supone que el centro de Fuenlabrada ha contado con menos tareas que las previstas inicialmente por decisión de la empresa y no por los cambios alegados en el informe técnico.