No hay 535.671 personas paradas menos; hay 535.671 emigrantes más

Volvemos a la situación de los años cincuenta o sesenta. Los jóvenes y los no tan jóvenes, han tenido que hacer la maleta y emigrar. Esta es la verdadera bajada del paro.

La minstra de Empleo, Fátima Báñez.
La minstra de Empleo, Fátima Báñez.

Hay 535.671 personas que, al no ser capaces de proporcionarles un empleo, han optado por irse a buscarlo a otros lugares

Publicados los datos del cuarto trimestre, se puede hacer una valoración del Gobierno del PP en lo relativo al empleo. Lo primero que hay que destacar es la absurda alegría porque baje el paro. La bajada de paro que hemos tenido, hay 535.671 personas paradas menos, no deja de ser la constatación del fracaso estrepitoso que como Estado se está produciendo.

Hay 535.671 personas que, al no ser capaces de proporcionarles un empleo, han optado por irse a buscarlo a otros lugares. Han considerado que el derecho al trabajo promulgado en el artículo 35.a de la Constitución, no es más que papel mojado, que no se le podría garantizar en este Estado y se van a buscarlo a otros sitios. Volvemos a la situación de los años cincuenta o sesenta. Los jóvenes y los no tan jóvenes, han tenido que hacer la maleta y emigrar. Esta es la verdadera bajada del paro. Resulta absolutamente indignante que los mismos que deberían haber garantizado su empleo, se jacten ahora de la bajada del paro y pretendan sacarle rentabilidad política.

También se ufanan del ritmo de creación de empleo. Más que de creación de empleo, habría que decir del ritmo de hacer pedazos los puestos de trabajo. Entre 2016 y 2011, en medias anuales, se ha producido una pérdida de 88.274 personas ocupadas y de 164.072 asalariadas. Si miramos las horas habitualmente trabajadas y las traducimos en puestos a tiempo completo de 37 horas y media, la pérdida aumenta a 591.341 personas ocupadas y a 415.772 asalariadas. De una pérdida del 0,5% de personas, pasamos a otra del 3,3% de volumen de trabajo. No parecen cifras como para sacar el pecho y ufanarse de cómo se han hecho las cosas.

Si nos fijamos en cómo se ha distribuido la pérdida de empleo entre las personas asalariadas, observaremos que el trabajo realizado con contratos temporales ha aumentado en el equivalente a 2.558 puestos, un 0,1% y el realizado mediante una relación indefinida ha caído un 3,7%, el equivalente a 418.330 puestos a tiempo completo.

Régimen General y del Carbón

Haciendo un paréntesis en la EPA, pero es uno de los datos que nos permite ver más claramente lo que pasa, se podrá analizar tres datos de la afiliación al Régimen General y del Carbón, también en medias anuales. La media anual de personas afiliadas a fin de mes ha aumentado en 19.736 personas, un 0,1%. En 2016 se han producido 43.141.291 movimientos de altas y bajas a ese mismo Régimen, 9.444.024 altas y bajas más que en 2011. El aumento de movimientos ha sido del 28,03%. Cada afiliado en que ha aumentado la media anual, ha precisado de 479 altas y bajas. Al mismo tiempo las personas afiliadas con un contrato a tiempo parcial se incrementan en 487.717 personas, un 17,6%. Aunque se carezca de estadísticas de duración de la jornada, es obvia la pérdida de volumen de trabajo.

Una vez más es preciso resaltar el diferente reparto por edades que se ha producido. Los jóvenes menores de 30 años han perdido en 25,5% del trabajo asalariado, el equivalente a 656.092 puestos a tiempo completo. Las personas entre 30 y 44 años pierden el 6,9%, 490.225 puestos. Por el contrario, quienes tienen una edad entre 45 y 54 años, ganan 296.235 y quienes están entre 55 y 64 años, ganan 434.309 puestos. Mientras los menores de 45 años, las personas en edad fértil, pierden 1.146.316 empleos a tiempo completo, los mayores de 45 ganan 730.545. Con estos datos, el Gobierno que lo ha provocado y no toma medidas extremas para solucionarlo no puede poner cara de perro pachón y decir que la natalidad es un grave problema. No tiene derecho a decir que el envejecimiento y la falta de natalidad es uno de los mayores problemas que hay, quien legisla permitiendo que las personas en edad fértil sean precarizadas, parcializadas y privadas de medios de ganarse la vida y construir su futuro.

Recorte del número de personas que perciben prestaciones

Tres de cada cuatro personas paradas carecen de protección y son 3.252.014 quienes no perciben nada estando paradas

Para presionar más y conseguir que baje el paro como lo ha hecho, mediante la emigración, la otra línea de presión ha sido recortar el número de personas que perciben prestaciones y su cuantía. La tasa de protección por paro es del 27,3%. Es decir, tres de cada cuatro personas paradas carecen de protección y son 3.252.014 quienes no perciben nada estando paradas. Esta situación les fuerza a optar por otras salidas y la única que muchas encuentran es emigrar. El gasto en prestaciones al mes de noviembre ha disminuido en 10.430 millones de euros sobre el realizado en 2011. Si en vez de recortarlo, se hubiera destinado en proteger a las personas con cargas familiares, a las mayores de 45 años y a los otros colectivos más vulnerables con un subsidio continuado, podría haber 2.225.677 personas protegidas que ahora no lo están. En ese caso la tasa de protección por paro alcanzaría el 77% y tres de cada cuatro personas paradas estarían protegidas.

Es urgente dar la vuelta a las medidas que ha ido tomando este Gobierno y, como se ha visto, no han servido para que quienes carecían de empleo lo encuentren, sino para que emigren; tampoco ha creado más trabajo, sino que lo ha recortado, troceado y precarizado y, además, ha provocado que quienes carecen de trabajo, carezcan también de protección por desempleo.

Estas medidas, al cebarse especialmente en las personas en edad fértil, nos condena a un Estado sin futuro. Este es el legado de este Gobierno. Cuando se presentan los datos de empleo, es preciso analizarlos conjuntamente no se puede hablar de cuánto baja el paro sin decir qué ocurre con el empleo, porque en vez de ser un dato positivo, es la constatación de un desastre.