ACCIDENTES DE TRABAJO

Las mutuas velan por los intereses de los empresarios

Pese a que ya no hay recesión, se siguen notificando más accidentes sin baja que con baja, denuncia UGT.

Imagen: Pinterest
Imagen: Pinterest

El sindicato exige medidas que reduzcan la siniestralidad laboral, como la derogación de la reforma laboral del PP o la derogación de la Ley de Mutuas

En enero y febrero de 2017 se han producido un total de 194.744 accidentes laborales, un 3% más respecto al mismo periodo de 2016 (esto es 5.562 accidentes laborales más). Sin embargo, se siguen notificando más accidentes sin baja que con baja, al igual que en los años de recesión.

Así, del total de accidentes laborales, 105.787 no han causado baja (un 0,4% más con respecto al mismo periodo del año anterior, lo que se traduce en 376 accidentes) y  88.957 accidentes laborales han causado baja (lo que supone un aumento del 6% en relación al año anterior, 5.186 trabajadores y trabajadoras más). Esto puede deberse al miedo que persiste entre los trabajadores a perder su puesto de trabajo y al deterioro en sus condiciones laborales, cada vez más precarias e inestables.

La mayor parte de los accidentes que causaron baja fueron durante la jornada laboral (76.939) y el resto fue in itinere. La industria manufacturera y el comercio al por mayor y menor, reparación de vehículos a motor, siguen siendo las secciones de actividad que registran la mayor cantidad de accidentes laborales con baja en jornada de trabajo, 14.409 y 11.065 accidentes respectivamente. Los mayores incrementos son los registrados por agricultura, ganadería, silvicultura y pesca con un 17% más, seguido del sector de Construcción con un 16% más.

La causa de la mayoría de accidentes con baja se ha debido a los sobreesfuerzos físicos sobre el sistema musculo-esquelético (30.287 accidentes, un 4% más que en el mismo periodo de 2016). Seguidos de las caídas o tropiezos que ascienden a 19.430 accidentes (10% más que en 2016).

Descienden levemente los accidentes de trabajo mortales

Por otro lado, 101 trabajadores han fallecido, 5 muertes menos que en el mismo periodo del 2016 (lo que supone un 5% menos). A pesar de este dato positivo, el número de fallecidos sigue siendo inaceptable.

Del total de accidentes mortales, 85 ocurrieron durante la jornada de trabajo y 16 fueron in itinere. Se registra un incremento de 3 muertes en los accidentes ocurridos durante la jornada laboral (5%) y un descenso de 8 fallecimientos en los accidentes in itinere (-33%).

Las principales causas de estos accidentes mortales, durante la jornada laboral, siguen siendo los infartos y derrames cerebrales (44 fallecimientos) y los accidentes de tráfico (12 fallecimientos). Señalar que los fallecimientos por una caída se han duplicado en este periodo (10 fallecimientos).

Todos estos accidentes podrían evitarse realizando una mayor prevención de los riesgos psicosociales, promoviendo buenas prácticas en los desplazamientos realizados durante la jornada laboral e implantando medidas preventivas en los lugares de trabajo.

Este año, con motivo del Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, que se celebra el 28 de abril, el lema escogido es “La discriminación nos daña a todas. La discriminación en el trabajo pone en peligro la salud y seguridad de todas las personas trabajadoras”. Los sindicatos quieren resaltar cómo determinados colectivos (mujeres, jóvenes, personas migrantes, personas mayores o discapacitados entre otros) tienen mayores riesgos para su seguridad y salud, al ocupar puestos de trabajo con condiciones muy precarias, donde la prevención es prácticamente inexistente.

Por eso, UGT continúa demandando:

  • Derogar las reformas laborales que han extendido la precariedad, instalando el miedo a perder el empleo
  • Derogar la Ley de Mutuas que ha supuesto un recorte en los derechos de los trabajadores/as  y que sólo ha servido para que éstas invadan competencias de los servicios públicos. El sindicato denuncia, una vez más, que se está ofreciendo una visión interesada y torticera de lo que es el absentismo y se presenta a los trabajadores como unos defraudadores, a los facultativos de los Servicios Públicos de Salud como unos ineptos y a las Mutuas colaboradoras con la Seguridad Social como unos grandes gestores. El objetivo es disuadir a los trabajadores de ausentarse del trabajo por razones médicas. Hay que recordar que los trabajadores no pueden darse la baja a sí mismos, si no que ésta es emitida por unos facultativos cuyo único interés es la recuperación de la salud de todos los ciudadanos. Sin embargo, las Mutuas son asociaciones de empresarios cuyos intereses son los propios de sus asociados, no los de los trabajadores ni su salud, sólo la productividad laboral de éstos.
  • Desarrollar la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2015-2020.
  • Asimismo, en el marco de la empresa, es necesario recuperar las inversiones en prevención y la centralidad de la negociación colectiva en las relaciones laborales.

El sindicato recuerda que la presencia sindical en los centros de trabajo sigue siendo la mejor garantía para el ejercicio de los derechos y para la protección de la salud de los trabajadores