SE HAN PERDIDO DEL ORDEN DE 800 PUESTOS DE TRABAJO

La ministra de Empleo tiene "abandonados al SEPE y FOGASA"

La representación de CCOO en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha querido animar a la Ministra, Fátima Báñez, a que reconozca la situación que se sufre el Servicio Público de Empleo Estatal y el Fondo de Garantía Salarial.

No es posible esperar más tiempo, salvo que se apueste por quebrar y hacer desaparecer ambos organismos. Es fundamental construir una propuesta que incorpore plantilla y que supere todas las deficiencias estructurales existentes

La representación del sindicato Comisiones Obreras en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha querido animar a la Ministra, Fátima Báñez, a que reconozca la situación que se sufre el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA), y que se "comprometa con el futuro de estos organismos y se ponga al frente en la búsqueda de las soluciones que necesitan".

El deterioro de los diferentes centros de trabajo del Servicio Público de Empleo Estatal y del Fondo de Garantía Salarial es "evidente y puede llegar a ser irreversible si no se cierran de forma decidida y urgente las soluciones necesarias", denuncian desde el sindicato.

La plantilla estructural de estos organismos se ha reducido, durante el periodo de crisis, en más de un 11%, se han perdido del orden de 800 puestos de trabajo, mientras que en paralelo las cargas de trabajo han venido a duplicarse, e incluso, a triplicarse durante dicho periodo.

El impacto de esta pérdida de empleo es diferente en función de cada provincia, aunque "en todas ellas el servicio a la ciudadanía se ve amenazado", denuncian representantes del sindicato. La carga de gestión ha crecido durante los momentos álgidos de la crisis hasta picos impensables. Pero incluso, en el momento actual, se demuestra que la acumulación de reformas laborales propicia un uso intensivo de las prestaciones por desempleo que han pasado de 396.998 de 2005 a 660.832 en 2017 solicitudes mensuales, lo que supone un incremento del 166% sobre la gestión.

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social "presta escasa atención a los más de 800 centros de trabajo de estos organismos, muchos de ellos con plantillas ridículas, el 28,5% cuenta con tres o un número inferior de efectivos", critica el sindicato.

Ante este "fenómeno de desertización de plantilla en el SEPE y en FOGASA, las decisiones del Gobierno han sido equivocadas. Se han limitado derechos como era la posibilidad de participar en los concursos de traslados, lo que ha colaborado a empeorar la imagen de estos organismo en el interno de la Administración General del Estado". Los bajos niveles salariales -más de 4.200 efectivos están por debajo de los mil euros-, no ayudan a que los efectivos de esta Administración, la del Estado, estén dispuestos a incorporarse a estos centros de trabajo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.