COCA COLA, UN CONFLICTO ENQUISTADO

Las ‘espartanas’ de Coca-cola se muestran “dispuestas a todo”

Madres, hermanas e hijas de los trabajadores de la planta de Fuenlabrada no descartan hacer huelga de hambre para conseguir que se cumplan las sentencias judiciales en el conflicto de la embotelladora.

Foto: Twitter Podemos
Foto: Twitter Podemos

Este sábado volverán a la calle para reivindicar que se cumplan las sentencias. Las llamadas ‘espartanas’ de Coca-Cola llevan ya tres años de protestas continuadas para exigir que se restauren los derechos laborales de los trabajadores de la planta de Fuenlabrada. No tienen intención de rendirse: “Estamos dispuestas a todo”, afirma Ana.

Las madres, hermanas e hijas de los trabajadores de la fábrica no descartan iniciar una huelga de hambre en Navidad. El conflicto lleva enconándose desde hace tiempo en una guerra abierta entre la empresa embotelladora Iberian Partners y los trabajadores que califican los hechos como “fraude procesal”, tal y como se ha contado ya en estas mismas páginas.

La tensión en la plantilla está latente. “El maltrato al que están sometidos es terrible”, nos dice Ana, y todo con el objetivo -así lo denuncian- de “minarles psicológicamente” para que acepten el despido con las consiguientes indemnizaciones y cerrar así la planta.

En la fábrica de Fuenlabrada el ambiente se enrarece por momentos. Guardas jurados apostados vigilan la entrada y salida de los trabajadores que se quejan de la insalubridad que presentan las instalaciones de la fábrica: sale agua estancada de los grifos de los lavabos y hasta hay ratas muertas. Tampoco tienen calefacción y les pagan la luz cuando van a comerse el bocadillo en el comedor, cuentan. “Las condiciones son infrahumanas, les están tratando como perros”, dice Ana.

fabrica

Imágenes de las instalaciones de la fábrica. @cocacolaenlucha