SEGÚN LOS DATOS ESTADÍSTICOS DE LA CNMC

España ha destruido una tercera parte del empleo en el sector de las telecomunicaciones y audiovisual

La suma total de trabajadores y trabajadoras en el sector de las telecomunicaciones y audiovisual ha ido descendiendo de forma progresiva, desde su máximo (año 1993), hasta tocar fondo en 2016, con 57.453 trabajadores.

Estos datos estadísticos se suman a los que Eurostat confirmó recientemente, situando a España a la cabeza de Europa en destrucción de empleo TIC, con 106.000 puestos de trabajos menos en 2015

Los datos estadísticos del sector de telecomunicaciones y audiovisual publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia del tercer trimestre de 2016 dibujan un panorama desolador para el empleo: desde 2007 se ha destruido un tercio del empleo total del sector (32,4%), lo que supone 27.500 empleos menos en ocho años.

La suma total de trabajadores y trabajadoras en el sector de las telecomunicaciones y audiovisual ha ido descendiendo de forma progresiva, desde su máximo (año 1993, 96.400 empleos), hasta tocar fondo en 2016, con 57.453 trabajadores. El punto de inflexión se fija en 1998, fecha de la liberalización de las comunicaciones en España: desde entonces se han perdido 39.000 puestos de trabajo en nuestro país. Empleos dignos y de calidad, bien remunerados, estables y, sobre todo, formados en Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Estos datos estadísticos se suman a los que Eurostat confirmó recientemente, situando a España a la cabeza de Europa en destrucción de empleo TIC, con 106.000 puestos de trabajos menos en 2015.

Reguladores, legisladores y responsables políticos deberían reflexionar sobre esta situación: si hay consenso generalizado sobre la necesidad de construir una economía digital con trabajadores formados en nuevas tecnologías, algo estamos haciendo mal como país si estamos eliminado decenas de miles de puestos de trabajo TIC.

El sindicato UGT reitera la necesidad de afrontar esta situación de forma integral y con visión de futuro, con políticas regulatorias y legislativas orientadas a crear y consolidar esta tipología de puestos de trabajo, imprescindibles para la economía española.