CRECEN A UN RITMO CINCO VECES MENOR QUE LOS ASALARIADOS

La creación de empleo asalariado frena el crecimiento autónomo

La tasa de crecimiento anual de los autónomos es del 0,87%, mientras que los asalariados están creciendo a una tasa del 4,1%. .

Confirma una característica del mercado de trabajo español: a medida que mejoran las tasas de crecimiento del trabajo asalariado disminuyen las del trabajo por cuenta propia

Analizando los últimos datos de afiliación aportados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social correspondientes al pasado mes de marzo, con lo que tendríamos cerrados los datos del primer trimestre de 2017, el crecimiento de los autónomos durante el último año (marzo 2017 en relación a marzo 2016) ha sido de 27.459 personas, un 0,87%; mientras que un año antes fue de 37.667 (1,2%) y dos años antes fue de 72.664 (2,4%).

Esta caída de la tasa de crecimiento de los autónomos, que podría sorprender al corresponder con un período de mayor crecimiento económico, coincide con un aumento de las tasas de crecimiento del empleo por cuenta ajena. Durante el último año (marzo 2017 a marzo 2016) el empleo asalariado ha crecido a tasas del 4,10%, tasa casi 5 veces mayor que la del empleo por cuenta propia. Un año antes la tasa de crecimiento del empleo asalariado fue del 3,2% , dos años antes fue del 3,5% y tres años antes del 0,45%.

Para María José Landaburu, Secretaria General de UATAE, “es necesario observar que el crecimiento de los autónomos en España muestra claros signos de agotamiento, con crecimientos anuales por debajo de 1%, mientras los trabajadores asalariados crecen por encima de 4 por ciento”. 

La secretaria General de UATAE ha mostrado su insatisfacción por la evolución del número de trabajadores autónomos en España, “cuyo crecimiento anual es cada vez menor, confirmando una característica del mercado de trabajo español como es que a medida que mejoran las tasas de crecimiento del empleo asalariado se reducen las del empleo por cuenta propia, lo que sitúa al emprendimiento más como una necesidad ante la falta de oportunidades de empleo asalariado que como una oportunidad de generación de empleo y riqueza”.

En efecto, durante la crisis, a medida que se producían despidos masivos y disminuía el empleo asalariado, el empleo por cuenta propia se convertía en una alternativa ante la falta de oportunidades de empleo por cuenta ajena. Muchas de esas actividades emprendidas más por necesidad que por oportunidad han tenido dificultades para mantenerse y consolidarse, produciéndose un gran número de bajas durante los últimos años.

En consecuencia, se está produciendo una caída del peso de los autónomos sobre el total del empleo, representando en este momento un 17,85% mientras que 4 años antes su peso sobre el total del empleo era del 18,57%, lo que supone una pérdida de peso sobre el total de la ocupación en España de 0,72 puntos. 

Por otra parte, según UATAE, “se está produciendo una importante rotación en el trabajo por cuenta propia, ya que muchas actividades emprendidas en la crisis están teniendo muchas dificultades para su consolidación”.

Finalmente, Landaburu considera que “en 2017 se debe apostar por políticas de ayuda a los autónomos que ya existen, para que puedan consolidar sus