LOS TRABAJADORES DENUNCIAN “MOBBING COLECTIVO”

“Coca Cola no acepta la derrota legal y sigue burlándose de las sentencias judiciales”

CCOO denuncia que la compañía quiere el desmantelamiento del centro de producción de Fuenlabrada y derivar la producción a otros centros.

Foto: CCOO de Madrid
Foto: CCOO de Madrid

“Burla a la justicia, a los trabajadores de Coca-Cola de Fuenlabrada, a la sociedad”. Esta ha sido la denuncia más repetida este miércoles en la rueda de prensa del secretario de Acción sindical confederal de CCOO, Ramón Górriz; el secretario general del sindicato en Madrid, Jaime Cedrún; la secretaria general de la Federación de Industria de Madrid, Mercedes González, y el responsable de la sección sindical de CCOO en Coca-Cola, Juan Carlos Asenjo.

Todo ellos han insistido en que la empresa no cumple la sentencia firme del Tribunal Supremo, y ni tan siquiera la última de la Audiencia Nacional, que motivó un recurso del sindicato, que resolverá el próximo 18 de enero el Tribunal Supremo, contra el auto de ejecución dictado por la Audiencia Nacional que regulaba la readmisión de los trabajadores de Fuenlabrada en un centro logístico en lugar de en la fábrica de producción.

“Coca Cola no acepta la derrota legal y sigue burlándose de las sentencias judiciales”, señaló Ramón Górriz. Mientras esto sucede continúa la degradación de las condiciones de trabajo de los trabajadores, “víctimas de un mobbing colectivo”, según denuncia CCOO. Ni se ha producido la reincorporación a los puestos de trabajo en las mismas condiciones salariales y horarios como dictó la Audiencia y ratificó el Tribunal Supremo, ni tampoco es una realidad el proyecto logístico, que calificaron de “fantasma o virtual”, que recoge el auto de la “Audiencia de septiembre de 2015, aseveraron los representantes de CCOO.

Con el incumplimiento de las sentencias, la empresa pretende el desmantelamiento del centro de producción de Fuenlabrada y derivar la producción a otros centros, acabando así con una fábrica que, gracias a la organización de los trabajadores, disfrutaba de unas buenas condiciones de trabajo”. Tanto Jaime Cedrún, que consideró como “un acto de dignidad democrática que la Justicia obligue a cumplir sus propias resoluciones”, como Mercedes González, destacaron que esta pérdida de empleo agrava la destrucción del tejido industrial de la región de Madrid.

A juicio de Cedrún, el desmantelamiento de la planta de Fuenlabrada “es un ejemplo de desindustrialización de la Comunidad de Madrid” y pidió al Gobierno regional que “tome cartas en el asunto”.

En esta línea, González ha destacado que hay que reflexionar sobre por qué una multinacional desmantela una fábrica de estas características, “quizá la respuesta sea que las condiciones laborales de trabajo, gracias a la organización de la plantilla, eran óptimas”.

Solidaridad Internacional

Los trabajadores de Coca- Cola van a tener el respaldo de otros compañeros y de sindicatos europeos que asistirán a la vista del Tribunal Supremo y participarán la víspera en una Jornada en la que debatirán la estrategia para frenar en otras plantas europeas planes similares a los aplicados en Fuenlabrada. Así lo anunció Juan Carlos Asenjo, quien advirtió que “los trabajadores de Fuenlabrada estamos decididos a acudir al Tribunal Constitucional al Tribunal de Justicia Europeo en busca de justicia si fuera necesario”.