INFORME DE UGT

La brecha salarial en España llega al 24 por ciento, la más alta de los últimos seis años

Las mujeres en España tendrían que trabajar 88 días más que los hombres para cobrar lo mismo.

Foto: Prudencio Morales.
Foto: Prudencio Morales.

​La Secretaria de Igualdad de UGT, Almudena Fontecha, ha presentado esta semana el informe “Igualdad salarial, un objetivo pendiente”, elaborado por UGT con motivo del Día por la Igualdad Salarial que tiene lugar el próximo 22 de febrero.

El documento refleja que mientras la mayor parte de los países de la Unión Europea reducen la brecha salarial entre hombres y mujeres, en España, según los datos de la última Encuesta Anual de Estructura Salarial publicada en junio de 2015, con datos de 2013, para los salarios medios brutos anuales, ésta se situó en un 24%, la más alta de los últimos seis años, por lo que las mujeres tendrían que trabajar 88 días más que los hombres para cobrar lo mismo.

“Una diferencia” ha explicado, “que se debe fundamentalmente a que las mujeres se concentran en los tramos de salarios más bajos”. De hecho, el 67% (dos de cada tres) de los cerca de dos millones de trabajadores que perciben salarios iguales o por debajo del Salario Mínimo Interprofesional son mujeres y “la presencia de las mujeres va disminuyendo según se incrementan los salarios”.

Almudena Fontecha ha destacado que si a los 88 días más que las mujeres tenemos que  trabajar para ganar el mismo salario, sumáramos los 91 días más de trabajo no remunerado que efectuamos supondría que “las mujeres en nuestro país trabajamos 179 días gratis. Casi la mitad del año”.

Según el informe, la brecha salarial para mujeres con jornada a tiempo completo es del 14,60% y de un 8,48% para las trabajadoras con jornada a tiempo parcial (una brecha inferior pero que afecta a más mujeres puesto que hay un 75,08% de mujeres con este tipo de contrato).

También destaca que las mujeres con contrato indefinido tienen una diferencia salarial de un 25,66% y de un 10,38% en los contratos de duración determinada. (Un apartado en el que hay que tener en cuenta a todas aquellas mujeres que tienen contrato indefinido a tiempo parcial).

Entre los datos presentados, se observa la concentración de trabajo femenino en determinados sectores, sobre todo en aquellos con los salarios más bajos de los que algunos tienen una brecha salarial muy acusada como el sector servicios con un 35,19%, el de actividades administrativas con un 33%, los científicos con un 30,73% o el sector sanitario, que tiene un millón de asalariadas, con un 29,48%.

Además que las mujeres se concentran en determinadas categorías profesionales, sobre todo en las menos cualificadas en las que un 80% de los trabajadores son mujeres y soportan una brecha salarial del 30,4%. Algo que no significa necesariamente que no tengan cualificación, sino más bien, que en muchos casos ocupan estos puestos mujeres sobrecualificadas que no tienen más opción.

Además, la brecha salarial aumenta a medida que aumenta la edad de las trabajadoras. A partir de los 30 años, no deja de crecer hasta la edad de jubilación, una brecha salarial del presente que tendrá consecuencias en las pensiones del futuro.

En este sentido, la Secretaria para la Igualdad de UGT,  que querido dejar claro que “hay que propiciar medidas fiscales y económicas para que las responsabilidades familiares sean compartidas por todos los miembros de la unidad familiar”.

“La mejor apuesta que puede hacer un país en favor de la igualdad es tener servicios públicos de calidad de atención a las necesidades familiares porque no tomar decisiones en esta dirección incluso puede terminar comprometiendo el propio Estado de bienestar”, subrayó.