ANÁLISIS DE LA EPA

Balance de la legislatura de Rajoy: 37,2 millones de horas semanales menos, un 5,5%

Con la reciente EPA que cierra el 2015 se pude hacer ya el balance del gobierno del PP y de su “milagro” económico. Para ello se compararán las medias anuales de 2015 con las de 2011.

En primer lugar hay que ver qué ha pasado con el trabajo, con el trabajo con derecho a descanso. Las horas habitualmente trabajadas han caído un 5,5%. Se trabaja 37,2 millones de horas semanales menos. Es decir, se ha destruido en esta legislatura el equivalente a 991.293 empleos a tiempo completo, a 37,5 horas. Si miramos el número de personas ocupadas, el descenso es del 3,9%, 691.881 personas. La explicación de la diferencia es el “troceo” que se ha realizado del trabajo. Las personas que trabajan a media jornada o menos, aumentaron en 211.041, un 13%. De los dos millones y medio de asalariados a tiempo parcial, el 66% dice que tiene esa jornada porque no encuentra otra.

VARIACIÓN DE OCUPADOS EQUIVALENTES A TIEMPO COMPLETO ENTRE 2015 Y 2011

cuadro

FUENTE: INE. Microdatos de la EPA. Medias anuales de horas habituales expresadas en asalariados equivalentes a tiempo completo.

El primer efecto de la política seguida por el PP, especialmente de su Reforma Laboral, es la expulsión de los más jóvenes del mercado laboral. Uno de cada cuatro jóvenes menor de 30 años fue expulsado del mercado de trabajo: el equivalente a 723.674 puestos a tiempo completo. También el 7,4% de las personas entre 30 y 44 años, 622.683 hombres y mujeres. La consecuencia de ello ya se nota nítidamente: los nacimientos, la población entre 0 y 4 años, ha disminuido en 259.518, un 10,4%. Además del problema que ha generado en el mercado de trabajo, la Reforma Laboral ha agudizado el problema demográfico existente. La consecuencia era obvia: si expulsas a los menores de 45 años, los de edad fértil, del mercado de trabajo y quedan en paro y, encima, sin prestaciones, lo lógico es que no tengan hijos, que caiga la natalidad. Luego dicen estar muy preocupados por el problema de las pensiones…

El balance de un gobierno se hace entre el último año de su gestión y el año anterior a su llegada. Además, en este caso es más evidente, porque coincide con años naturales. En materia de empleo, el balance de Rajoy es que hay el equivalente a 991.293 personas ocupadas menos.

Desglosando esos datos por situación profesional, se puede ver que el único grupo profesional que aumenta sus horas de trabajo es el de trabajadores independientes sin empleados, los autónomos que crecen en el equivalente a 21.406 personas, un 1,1%; los empresarios con asalariados y los cooperativistas disminuyen sus horas un 11,6%, 104.987 personas menos; los asalariados reducen su trabajo en el equivalente a 842.499 personas, un 5,7%.

Los trabajadores del sector público han disminuido un 9% frente al 2,1% del sector privado. Hay 292.480 empleados públicos menos. La política de no reposición de plazas impuesta por el gobierno ha dejado una función pública más avejentada de lo que la encontró: mientras los menores de 30 años han disminuido en un 45%, hay 150 mil menos, y los que tienen entre 30 y 45 años un 17,2%, 223 mil empleados menos, los mayores de 54 años han aumentado el 19,8%, hay 111 mil más. Esta disminución se ha hecho eliminando un 18,6% de los empleos temporales existentes, casi 147 empleos menos y 146 mil fijo, el 5,9%.

En el sector privado se han perdido 322 mil empleos, el 2,7% de los existentes. Además se han convertido en parciales 220.280 empleos fijos a jornada completa y 89.517 empleos temporales. En total ha habido 310 mil empleos a tiempo completo que perdieron parte de sus horas de trabajo y se parcializaron, lo que ha hecho aumentar la tasa de parcialidad en 3,1 puntos. En la actualidad hay cerca de un millón de personas que sufren una doble precariedad, 959.828 personas, tienen un contrato temporal y parcial. Esta doble precariedad ha crecido un 10,3% con el gobierno de Rajoy.

En el sector público la destrucción de empleo se produce al 50% entre fijos y temporales, por lo que la tasa de precariedad de ese sector disminuye en 2,6 puntos hasta el 21,7%. Sin embargo, en el sector privado solamente el 1% del empleo destruido es temporal: de los 321.711 empleos destruidos son fijos 318.334, todos a jornada completa. Debido a ello la tasa de precariedad del sector privado aumenta en 0,7 puntos hasta el 26,1%. En la confluencia de ambos sectores pesa más la gran destrucción de empleo temporal del sector público. Por ello la tasa de precariedad se mantiene en el 25,2%. No creo que este dato sea para sacar pecho como hace el gobierno.

Si se han destruido 37,2 millones de horas, ¿es posible que disminuya el paro? De ello presume este gobierno: “hay menos parados que cuando llegamos al gobierno”, repiten una y otra vez. El dicho solo es cierto sin la media anual y sin tener en cuenta nada más que el dato en sí. En media anual, los parados han crecido en 40.131 personas. Comparando solamente el cuarto trimestre disminuyen en 510.948 personas. Pero la pérdida de horas trabajadas se produce tanto de una manera como de otra.

Hay un colectivo que, aunque figura como ocupado es más parado que ocupado: las personas que trabajan a menos de media jornada y buscan otro trabajo o más horas en el suyo. Este colectivo supone 1.632.008 personas, con un aumento de 206.155 personas entre 2015 y 2011, el 14,5%.

Se puede decir que el número de personas que o está parado o está más tiempo buscando empleo que trabajando es de 6.681.655 personas lo que supone un aumento sobre 2011 del 3,8%. En 2015 hay 246.286  personas más  buscando empleo que en 2011.

Si miramos la situación de las personas paradas, hay dos aspectos que son gravemente preocupantes y dejan clara la inacción y los recortes de este gobierno. El primer dato es el nivel de protección.

En 2015 ha habido una media de 3.622.392 personas desprotegidas frente a 1.427.255 que lo han estado. Solamente una de cada cuatro personas paradas ha estado protegida, un 28% frente al 37% que hubo en 2011. Hay 467.977 personas más sin protección y 427.845 personas menos con protección. El artículo 41 de la Constitución que insta a los poderes públicos a garantizar prestaciones sociales suficientes de la Seguridad Social especialmente a todos los ciudadanos desempleados, es manifiestamente incumplido por este gobierno. La sujeción al derecho que tanto invoca Rajoy, es sólo para algunos artículos de nuestra constitución.

PARADOS POR EDAD Y SEXO Y SU RELACIÓN CON LAS PRESTACIONES EN 2015

cuadro2

FUENTE: INE. Microdatos de la EPA, media anual de 2015

En relación con la protección de las personas paradas en 2015, el primer aspecto a destacar es el porcentaje de perceptores: algo más de uno de cada cuatro parados percibe prestaciones, un 28,3%. Las mujeres tienen una tasa de protección ocho puntos inferior a la de los hombres.

La menor tasa de protección la tienen los jóvenes menores de 30 años: menos de uno de cada diez percibe prestación, el 9,7%. Del casi millón y medio de jóvenes parados, solamente 133 mil percibe una prestación. Desde 2011 la tasa de protección de los jóvenes se ha reducido a la mitad, del 18,7% al 9,6%.

Entre las personas entre 30 y 44 años hay más de un millón que no percibe ninguna prestación, 1.356.306  personas, frente a las 560.966 que sí la perciben. La tasa de protección entre este grupo ha caído 13,5 puntos desde 2011. La tasa femenina es cinco puntos menos que la de los hombres.

Los mayores de 45 años son los que cuentan con una tasa de protección mayor y, aún así, sólo dos de cada cinco, el 41,9%, está protegido. Las mujeres tienen una tasa casi veinte puntos menor a la de los hombres.

En el conjunto del estado la tasa de protección por desempleo es del 28,3%, 8,8 menos que en 2011 lo que no justifica el recorte de prestaciones. De haberse mantenido una tasa similar a 2011, habría 442.707 personas protegidas más. Nueve de cada diez jóvenes, tres de cada cuatro mujeres y dos de cada tres hombres están sin protección. Urge establecer un subsidio que, cuando menos, proteja de forma continua a quienes tienen cargas familiares

El segundo aspecto a considerar son los parados que acceden a sistemas de formación no reglada. La EPA recoge una pregunta sobre ello que puede ser explotada. En 2015 de media ha habido 859.938 personas que accedieron a algún tipo de formación no reglada, 192.489 a formación para el empleo. Una de cada seis personas paradas accede a formación y una de cada veintiséis a formación para el empleo. En 2011 accedieron una de cada tres a formación no reglada y una de cada seis a formación para el empleo. Es decir el acceso a formación no reglada en general se ha reducido un 45,7% y a la formación para el empleo un 75,3%.

Tanto la financiación de las prestaciones como de la formación no sólo son competencia del Estado, sino que, fundamentalmente en el caso de las prestaciones, este gobierno ha legislado claramente su recorte.

El balance del gobierno de Rajoy es claro: menos trabajo, más personas buscándolo, menos personas protegidas y menos formación para los parados. Todo ello al mismo tiempo que aumenta la precariedad y la parcialidad.