En siete años los recursos destinados a políticas de empleo han caído el 38%

La tasa de cobertura ha pasado del 78,4% en 2010 a cerca del 54% en 2017. 

Las bonificaciones a la contratación no dejan de aumentar mientras disminuye la mayoría de partidas al empleo, como las de personal de los Servicios Públicos de Empleo

Los recursos destinados a la protección por desempleo siguen cayendo –el 38% en siete años, y el 3,93% en los PGE para 2017, a pesar de que la situación de los desempleados cada vez es peor, pues la tasa de cobertura ha pasado del 78,4% en 2010 a cerca del 54% en 2017. 

Así son los datos recogidos por UGT que acusa al Gobierno “de hacer prevalecer en las políticas los criterios económicos a los criterios sociales”.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 recortan el gasto en empleo un 3,93%, intensificando la precarización que estas políticas han sufrido en España en los últimos años.

Por un lado, la cuantía programada para prestaciones por desempleo desciende a 18.027 millones de euros, un 6,7% menos que en los PGE 2016. Por otro lado, el presupuesto que aglutina las partidas de políticas activas de empleo, se dota de 5.575 millones, un 6,36% más que en 2016, pero cuyo ascenso no se destina a mejorar los servicios públicos de empleo sino al pago de las bonificaciones en las cotizaciones a la seguridad social por contratación, señala el sindicato.

cuadro UGT

En 2010, con 4 millones de desempleados, una tasa de cobertura del 78,4% y un ratio de paro de larga duración inferior al 43%, el presupuesto total alcanzó 38,7 millones de euros. Ahora, en 2017, con 3,46 millones de personas registradas como paradas, una cobertura inferior al 54% y una tasa de desempleo de larga duración del 54,4%, el presupuesto es sólo de 23,9 millones. La tasa de cobertura, que ha pasado del 78,4% en 2010 al 53,75% en abril de 2017.

La caída del gasto total en 2017, frente a 2016, tiene su origen en un menor presupuesto en prestaciones por desempleo, que se reducen en 1,3 millones de euros (un -6,7%). Entre otras, descienden las partidas de prestaciones contributivas (-4,9%), subsidios (-14,2%), Renta Activa de Inserción (-23,9%) y Programa de Activación para el Empleo (-20%).

Mientras recortan el resto de partidas, la destinada a bonificaciones a la contratación crece un 11,67%, pasando de 1.635 millones a 1.825, con un peso cada vez mayor en la cuantía total de políticas activas (del 33% en 2017, frente al 31% en 2016).

Más información