CRÍTICA | SOBRE "LAS SEÑORAS DE MIRAMAR Y OTRAS CUBANAS DE BUEN VER"

Sobre la úiltima novela de Antonio Álvarez Gil

Una novela con el telón de fondo de la vida cotidiana en la Cuba contemporánea en la que no falta la ironía, la sensualidad y la mirada crítica.

Antonio Álvarez Gil, autor de la novela
Antonio Álvarez Gil, autor de la novela

Hay novelas que se merecen un escenario idílico para ser leídas y yo escogí la sombra de un tilo, bajo un sinnúmero de flores blancas, para leer la última obra escrita por el escritor cubano-sueco Antonio Álvarez Gil.

Elegí este escenario en la hora del véspero para iniciar una lectura que se prometía interesante, no en vano el escritor ya me sedujo con sus novelas Annika desnuda y Callejones de Arbat. Confieso que no he quedado decepcionada, ni un adarme.

En estilo, escenario y personajes completamente opuestos a las dos obras antes citadas es una novela que cala hondo por su intensidad redactora, la fortaleza literaria de sus personajes, el argumento desenfadado que se va consolidando y adquiere solemnidad y relevancia conforme avanza la novela y el ambiente cubano fielmente retratado por Álvarez, que manifiesta con largura su amor por su tierra, su admiración por la isla y su querencia a sus compatriotas.

A fuer de ser sincera, reconozco que comencé a leerla con el cúmulo de admiración que el escritor me provoca y con el cariño que le dispenso, elementos que algún receloso podría enarbolar en contra de mi criterio sobre la misma.

Alvarezgil1

Contra este recelo podría responder mi honestidad lectora, que me fuerza a ser sincera, y mi talante de escritora que cubre con lupa las obras de mis congéneres en este oficio, tan ilusionante como esclavizante, como es el de escritor.

Así pues, sin demora, paso a valorar la novela de Antonio Álvarez como una novela de prosa excelente y trama tan bien hilada que los personajes cumplen su cometido con una escrupulosidad propia del Siglo de Oro.

Mucho de talante clásico tiene Álvarez en su escritura, con la sonoridad del lenguaje, los giros rocambolescos, el léxico resplandeciente, el argumento cautivador y la gracia jacarandosa de sus protagonistas.

Un trío de personajes principales dan la mano a varios secundarios, no menos importantes para el global devenir del argumento; personajes que discurren de modo frívolo por las páginas de la novela, con alocada alegría mientras nos muestran rincones y ambiente del barrio de Miramar, el lugar donde se entrecruzan todas sus vidas. Una alegría artificiosa que enmascara la desazón, la impotencia y la tragedia de sus vidas inmersas en una sociedad vigilante que todo lo sabe, que todo lo conoce, que todo lo controla.

En un clima tropical como es el cubano no puede faltar el componente sensual que almibara los sucesos de los personajes, forjando una parte significativa de la novela, como el bosque frondoso donde las demás emociones se van saturando de color y vistosidad.

Con su estilo elegante, el escritor nos lleva de la mano, sin aristas ni dramas, por el camino trillado de sueños de los personajes, en su búsqueda misteriosa, peligrosa y emocionante del bienestar y la felicidad.

Sin ningún género de dudas, recomiendo esta novela para conocer la sociedad cubana y para disfrutar de los personajes carismáticos en sus vidas y emociones; una excelente novela para amenizar varios vésperos dorados bajo un tilo en flor. 


Las señoras de Miramar y otras cubanas de buen ver | Izana Editores. Madrid, 2016

EL AUTOR

Antonio Álvarez Gil (Melena del Sur, Cuba, 1947). Escritor cubano-sueco. Ha publicado artículos, relatos y novelas en Estados Unidos, Latinoamérica y Europa. Entre sus libros de cuentos figuran Una muchacha en el andén, Unos y otros, Del tiempo y las cosas, Fin del capítulo ruso y Nunca es tarde. Tiene, además, publicadas las novelas Las largas horas de la noche, Naufragios, Delirio nórdico, Concierto para una violinista muerta, Después de Cuba, Perdido en Buenos Aires, Callejones de Arbat, Annika desnuda y Las señoras de Miramar y otras cubanas de buen ver. Por su obra de narrativa ha recibido El Premio David, en Cuba, y los Premios Ciudad de Badajoz, Ateneo Ciudad de Valladolid, Generación del 27, Kutxa Ciudad de Irún y Vargas Llosa de Novela, en España, todos ellos de participación internacional. Álvarez Gil colabora con diversos medios de difusión cultural en varios países de Europa y América. Vive en la provincia de Alicante, España.