"Que la industria cultural sea motor de cambio es más que posible"

Atendiendo por igual a diferentes manifestaciones artísticas -que comprenderían la música, la imagen, la arqueología o el diseño-, WAZO está llevando a cabo en los últimos tiempos un innovador trabajo en el ámbito cultural nacional. La iniciativa se destaca por la búsqueda de la rentabilidad económica de propuestas culturales de alta calidad estética. Nueva Tribuna conversó con la compositora Marta Lozano, cofundadora y codirectora.

wZZO 3

Hachè Costa: El eje central de WAZO es la "rentabilización económica de la cultura", algo sorprendente para un momento en que todas las iniciativas culturales parecen ser denostadas como fuente de ingresos...

Marta Lozano: En la era de los knowmads o nómadas del conocimiento, en la que los profesionales buscan ser innovadores, creativos y colaborativos, es necesario explorar nuevas formas de expresión cultural y nuevas formas de trabajo. En Wazo nos encargamos de proyectos en los que la cultura forma parte de un engranaje mayor, como planes estratégicos de innovación social o desarrollo del territorio. Ayudamos a profesionales, empresas, asociaciones o fundaciones a modernizarse, favoreciendo nuevos modelos de procesos productivos sostenibles basados en la innovación, la comunicación y la creación de contenido, para que así puedan conseguir el impacto que desean. Que las industrias culturales y creativas se conviertan en un motor de cambio sostenible para la sociedad tanto española como del mundo es más que posible.

H.C.: Supongo que ha podido ver el ya famoso anuncio de una conocida marca de cerveza que trata de establecer una equivalencia peligrosa entre el sueldo de los músicos y su correspondiente pago en cervezas, en vez de un sueldo…

M.L.: Sí, lo he visto… Sin duda es un spot muy controvertido, pero por muchas razones, no solo la de los músicos. Mi opinión es que la campaña publicitaria ha fallado en la realización. Sacando algo bueno, me parece positivo que este tipo de temas salgan a la palestra y que se anime a acabar con la precariedad laboral y a la profesionalización de los grupos. 

H.C.: A propósito de sueldos y cifras, en los últimos años, se ha producido una pérdida de un 4% del PIB que producía la industria cultural española. ¿Hay más cifras con la que ilustrar lo necesario del rendimiento económico de la cultura en España?

M.L.:  Es cierto que con la llegada de la crisis más de 112.000 personas perdieron su puesto de trabajo en cultura, entre 2008 y 2013; en 2014 tan solo el 30% de la población activa en cultura era menor de 35 años. Son datos del INE. Esto inevitablemente ha tenido consecuencias. Son datos escalofriantes pero no podemos perder de vista una visión global y es que más del 40% de los jóvenes de España se encuentra en situación de desempleo. Ante esta situación, buscamos nuevas formas de trabajo para conseguir la sostenibilidad de los proyectos e iniciativas culturales, como el coworking, el crowdsourcing, la economía creativa, etc.

H.C.: ¿Qué vías de acción propone WAZO para obtener una rentabilidad en la industria cultural?

M.L.: Es esencial estar en constante evolución, poseer avidez de conocimiento, gozar de habilidades sociales, soft skills, gran alfabetización tecnológica y no temer al fracaso. Lo internacional y lo multidisciplinar también son importantes. En Wazo aconsejamos, formamos, desarrollamos comunidades on-line, organizamos eventos, gestionamos proyectos… para, como decíamos anteriormente, empresas, asociaciones, fundaciones, freelancers… Diseñando planes estratégicos, que se insertan en marcos de innovación social o desarrollo del territorio, cuyo objetivo primordial es generar impacto. Hoy en día no es solo importante ofrecer un buen contenido. Es esencial encontrar vías efectivas para comunicar a nuestro público (nuestra comunidad) el proyecto que desarrollamos. Ya decía Unamuno que el progreso consiste en renovarse de modo que… ¡renovarse o morir!

H.C.:  El equipo de la compañía está formado por personas cuya trayectoria profesional responde igualmente al ámbito puramente artístico y cultural. Usted es compositora musical, pero también hay gente que proviene de la arqueología o el diseño gráfico...

M.L.:  El  éxito de nuestro trabajo radica en liderar simultáneamente otros proyectos. Por ejemplo, Andrea Vincenti -el otro cofundador de Wazo, arqueólogo con gran experiencia en el sector financiero- lidera www.archeoandrea.com sobre arqueología, viajes y emprendimiento. Lo mismo ocurre con el resto. Somos un equipo multidisciplinar e internacional.

H.C.: Disponen de un canal de YouTube sobre ideas acerca de la composición musical y también un magazine digital, de publicación bimensual.…

M.L.:  Nuestro canal es Modernatorio (referencia a la modernidad que no existe en el conservatorio). Se trata de un canal para músicos donde la creatividad es nuestra bandera. Nació para dar respuesta a la petición de nuestra comunidad más joven de internet, que solicitaba un espacio flexible donde aprender cómo aplicar los conocimientos teóricos que adquirían en el conservatorio de una manera creativa. Wazo Magazine es un bimensual digital de arte, cultura y estilo de vida. Funciona en base al coworking y al crowdsourcing. Ponemos esta plataforma a disposición de promotores y gestores que deseen dar a conocer y contar sus proyectos. Contamos con colaboradores de los cinco continentes, con proyectos variados, desde El Sistema Greece (que busca la inclusión social de los niños refugiados en Grecia y Europa) hasta The Enemies Project (proyecto de poesía colaborativa mundial con sede en Londres).   

H.C.: Volviendo al eje empresarial, en España continúa la lucha entre Derechos de Autor y Gobierno: el cobro de Derechos de Autor después de la jubilación está siendo una demanda desatendida que, no obstante, goza de una buena parte del apoyo popular...

M.L.: La verdad es que el tema de los derechos de autor es realmente controvertido. Su gestión debería evolucionar a la par que las industrias creativas y culturales, y adaptarse a las demandas de hoy día. La flexibilidad y la compatibilidad son necesarias para facilitar la tarea a las personas, sean del ámbito que sean. 

Wazo 2

H.C.: Esta falta de apoyo estatal se ha dado en los últimos años de una manera especialmente palpable en el ámbito de las nuevas tecnologías y los derechos de autor, algo en lo que WAZO, al ser una iniciativa integradora de nuevas formas culturales, tendrá una opinión muy ilustrativa...

M.L.: Sobre los trabajos en colaboración, es necesario realizar acuerdos entre las partes. Es absolutamente necesario contar con los derechos de autor y percibirlos de una manera justa. En la vida de los knowmads -en la que los acontecimientos, las destrezas profesionales y los roles están en plena efervescencia-, los creadores deberían también adquirir otros cometidos, acordar otros pactos y moverse en distintos canales, en los que los beneficios puedan ayudar al creador a hacer escalables sus proyectos.