ENTREVISTA AL MÚSICO ADAM LEVI

“Poco a poco el público español se abre más a la música clásica actual"

El guitarrista norteamericano Adam Levin, uno de los mayores intérpretes especializados en la música contemporánea española, regresa a España, invitado por el Conservatorio de Santiago de Compostela. Su trabajo de difusión ha sido reconocido con su incorporación al prestigioso sello discográfico Naxos. 

Haché Costa: Regresa usted a España invitado por el Conservatorio de Santiago, en calidad de uno de los mayores representantes de la música española a nivel mundial. ¿Cuál es su relación con la música española?

Adam Levin: Empecé los estudios de guitarra con siete años. En ese momento mi padre me introdujo en el inmenso mundo de la música española. Recuerdo la primera vez que escuché a mi padre interpretando a Tárrega, Albéniz y Sor. Momentos inolvidables de imaginación, fantasía y creatividad. Mi padre fue una influencia fundamental en el desarrollo de mi relación con la guitarra y la música  española. Pero esa relación siempre se desarrolló a distancia. Por aquel entonces, solamente tenía a mi padre, las grabaciones de los grandes maestros del último siglo y mi imaginación para poder crear un concepto de música española. No tengo sangre española, aunque siempre tuve una curiosidad inmensa para acercarme al sonido y al mundo ibérico.

H.C.: Háblenos de su experiencia Fulbright, la beca que hizo posible que usted estuviera viviendo en España.

A.L.: La beca Fulbright fue un experiencia impresionante. Cambió mi vida, la manera que entendí la música española y de llegar a interpretaciones de nivel más refinado. La beca es un intercambio internacional entre culturales distintas, un programa patrocinado por el gobierno estadounidense para que ciudadanos americanos puedan viajar y explorar otros países y culturas, así como para facilitar a extranjeros venir a Estados Unidos a investigar. Utilicé esa oportunidad para unir el concepto de la España de mi juventud con la actualidad. Pude investigar el sonido español, la técnica española, la formación española y el repertorio ya escrito para la guitarra, el repertorio actual de 1930 hasta hoy. 

H.C.: ¿Cómo fue esa estancia?

A.L.: Estuve dos años estudiando con Gabriel Estarellas, quien me introdujo a los grandes maestros de la composición. Yo era el único americano en el Real Conservatorio Superior de Madrid y fue muy interesante conversar sobre la música española y el repertorio que otro alumnos estaban estudiando. También fue interesante hablar de la política, la gente, la cultura. Era un momento de transición entre presidentes (de Bush a Obama) y los compañeros siempre me pedían opinión. Tenía que elegir mis palabras con cuidado, especialmente en un momento en el que mis recursos con el lenguaje eran limitados. En aquel momento me di cuenta de que estaba viviendo en una época muy importante para España también. 

H.C.: Usted sabe que España está siendo objeto de críticas continuadas a nivel internacional, especialmente en lo que se refiere a su economía, educación, sanidad, y, por supuesto, cultura y música. ¿Cómo ve usted, siendo americano, la situación real del país?

A.L.: Cuando llegué a España en 2008, aquí ya estaba comenzando un período muy difícil económicamente hablando, una crisis. No había dinero, el desempleo subió y comenzó una cierta depresión por los recortes. Pero la gente española es súper fuerte y durante los últimos nueve años el país y la gente sigue trabajando y empujando, y ahora está volviendo un periodo más estable. La creatividad durante este período no ha parado. En estos nueve años se ha producido mejor arte que nunca. La riqueza de la cultura española sobrevive tanto en los momentos malos como en los fantásticos. Sobre sanidad y educación, España es un modelo. El gobierno ofrece los dos cosas gratis porque hay un entendimiento acerca de que ambos son elementos básicos para la vida. En mi país todavía hay mucha gente que no cree que es responsabilidad del gobierno pagar sanidad y educación. Debido a esta división, tenemos un sistema muy caro. Claro que hay muchas ventajas en nuestro sistema, pero creo que el sistema español es preferible.

LEVIN

H.C.: Volviendo a la música, es usted un “artista NAXOS”, lo que quiere decir que todo el repertorio de música española que usted interpreta para cada disco llega a todas las partes del mundo.

A.L.: Mi deseo es ampliar el repertorio de nivel virtuoso para guitarra solista. Sigo la labor marcada por maestros como Segovia, Fisk, Bream, Williams y otras figuras de mi generación, en sus esfuerzos por crear un repertorio nuevo. ¡Me di cuenta de que hay tantos compositores actuales de España de alta calidad! Hay un renacimiento de la composición en España. Con el apoyo de varios fundaciones, encargué a grandes compositores de España obras para guitarra. Tengo que agradecer a Gabriel Estarellas, a Eliot Fisk y a Oscar Ghiglia por ir acercándome a los mejores compositores actuales. Con su apoyo, tuve la energía para contactar, solicitar obras y ofrecer estrenos y grabaciones de obras nuevas. Cuando volví a mi país quería encontrar una "casa" para las obras nuevas. Quería crear grabaciones enciclopédicas de las obras que encargué. Contacté con grandes discográficas y Naxos estuvo súper interesada. Llegamos a un acuerdo para grabar cuatro discos. Ha sido un placer trabajar con ellos: Naxos ha promocionado el proyecto muy bien y además he trabajado con el mejor ingeniero de sonido posible para guitarra, Norbert Kraft. Ya han salido dos volúmenes y el tercero probablemente salga en invierno.

H.C.: ¿Qué opinan de la nueva música española en el resto del mundo? ¿Es siempre bien recibida la obra de nuestros compositores actuales?

A.L.: La música nueva siempre es difícil porque hay disonancias y ritmos y formas irregulares, y por eso no vende muy bien. Pero poco a poco la gente esta más abierta a la música actual. Hay que trabajar con doble energía y expresividad para llegar a un éxito con la música actual. Hay que ser muy creativo programando: Es muy difícil organizar un recital solamente de música contemporánea, por lo que hay que presentar programas donde haya obras tradicionales conviviendo con contemporáneas. ¡Mezclar consonancia y disonancia puede ser algo muy efectivo! A me gusta mucho jugar con las ideas de consonancia y disonancia, y hasta ahora he tenido gran éxito con las obras nuevas de España. Estoy intentando demostrar la diversidad de lenguajes musicales en España. No es solamente una música influida por el flamenco y Andalucía: Es una música cosmopolita.

H.C.: ¿Seguirá siendo en el futuro la música contemporánea española su principal interés?

A.L.: ¡Por supuesto! Ha sido un honor para mí trabajar con cada compositor en un proyecto que espero que llegue a influir a otros guitarristas, así como crear nuevas relaciones con compositores españoles e internacionales. Pero tengo otros proyectos que igualmente me gustaría explorar. Por ejemplo, un proyecto de música de Norteamérica, una grabación de compositores judíos, y un disco de guitarra con cuarteto  de cuerda.