LIBRERÍA CAZARABET | EL SUEÑO IGUALITARIO

"Una buena historia, y bien escrita, es un artefacto cultural y vital muy potente"

El editor Quique Alvarellos nos habla de 'Alvarellos Ediciones', una editorial comprometida con la tierra y cultura gallegas.

Quique-Alvarellos2Librería Cazarabet | ¿Cómo es que te lanzas a fundar y trabajar en una editorial pequeña como Alvarellos? Por cierto, ¿por qué Alvarellos?, ¿qué significa para ti para haberle dado el nombre a la editorial?

Quique Alvarellos | La editorial que dirijo desde 2004 la fundó mi padre en 1977. Se presentó precisamente en la ciudad de Lugo en junio de aquel año, dos días después de las primeras elecciones democráticas tras la II República y aprovechando lo que se llamó el “Segundo Rexurdimento” de la cultura gallega que vino con la Transición. Él quiso ponerle a la editora el apellido familiar, y ese es el origen. “Alvarellos” en gallego quiere decir pequeña colmena, y en esa biodiversidad cultural que se puede deducir de una colmena o “alvariza” —como decimos en el país— es donde nos movemos. Tenemos, por tanto, 38 años de vida y somos la editorial vicedecana de Galicia.

¿Con qué medios partes para hacerlo?, me refiero a eso de convertirse en editor, porque no debe ser nada fácil.

Editar es una apasionante labor de re-existencia. Ahora “re-existencia” más que nunca. Con la crisis, con el mundo digital, con los bajos índices de lectura… Al mismo tiempo, es un combate cultural con el que pretendemos convencer a la gente que la lectura, el relato cultural, son imprescindibles para la libertad individual y colectiva.

¿Cuál es el equipo humano de Alvarellos?

El núcleo somos dos personas: Marta Pérez (que es también mi pareja) y yo. Y como muchas otras pequeñas editoriales, contamos luego con un equipo de colaboradores, la principal es Olivia Rodríguez González, profesora de Teoría de la Literatura en la Universidade de A Coruña, directora de nuestra premiada Colección Rescate. Aparte, un equipo técnico formado por un diseñador/maquetador, un informático y un filólogo, completan la “plantilla”.

¿Desde qué filosofía surge?, ¿cuál es vuestra idiosincrasia, vuestra razón de ser?

Nuestro principal campo de acción es la cultura de Galicia

Nuestro principal campo de acción es la cultura de Galicia. Expresada en gallego o en castellano. Intentamos publicar libros muy cuidados, atractivos en su diseño, y siempre con material gráfico de apoyo, como una lucha contra el mundo digital, que parece aplanar los contenidos igualándolos… Pero no sólo “hacemos” libros, también montamos exposiciones fotográficas, campañas de difusión de la lectura y, últimamente, nos estamos estrenando en la redacción de contenidos para páginas web, donde vemos que hay mucha tecnología, mucho continente, pero hacen falta expertos en saber redactar con concisión, conocimiento y claridad, y esto es nuestro fuerte.

¿Bajo qué ilusiones salisteis a la calle?

La idea era aprovechar, en aquellos años setenta, la llegada de las libertades, y dar a conocer, tanto a autores jóvenes como rescatar a de clásicos (incluso desde el siglo XVIII). Cuando me hice cargo de la editorial en 2004 puse en marcha cuatro colecciones que resumen el trabajo de esta década: Colección Rescate (recuperación de obras inéditas u olvidadas de grandes clásicos de la cultura gallega), Colección Oeste (de divulgación y ensayo), A lume lento (gastronomía) y Libros do Sarela (de creación).

¿Con qué perspectivas de futuro, afrontáis, hoy por hoy, el mañana?

Como empresa cultural que somos, estamos convencidos de que los contenidos, la cultura, la lectura, son imprescindibles para el bienestar y la libertad de una sociedad. No ocultamos que el futuro es gris (realmente siempre lo ha sido) y que son nuevos los obstáculos, imprevisibles… No sé cómo sobrevivirá el libro en papel. Lo que si tiene que sobrevivir es la querencia del pueblo por la cultura y por conocer y preservar su historia, su relato.

¿Se miró en alguna otra editorial Alvarellos a la hora de recoger este testigo?

La defensa y difusión de la cultura y autores de Galicia nos define

La verdad es que vamos bastante por libre. Actualmente tenemos unos 120 libros vivos en un catálogo que, desde 1977, suma cerca de 400. Como os comentaba, la defensa y difusión de la cultura y autores de Galicia nos define, aunque de vez en cuando publicamos otros títulos que tienen repercusión fuera de nuestro país. Pienso en la biografía novelada de Velázquez a cargo de Francisco Singul, la guía de Cafés históricos de España y Portugal de Fernando Franjo, o el reciente “Cartas de un condenado a muerte”, testimonio único y universal de la locura e injusticia de una guerra.

Desde el compromiso, ¿se puede hacer buena literatura?

Por supuesto. Una buena historia, y bien escrita, es un artefacto cultural y vital muy potente. Entiendo además el compromiso, también, con la propia literatura y con los lectores, con el arte.

¿Qué tirada tenéis, más o menos, por cada título?

Desde mínimas tiradas en impresión digital de 200-300 ejemplares por título, a otros que pueden superar los 3.000. La media, en cualquier caso, ronda los 750-1000 ejemplares por título.

Ya sabemos cómo los peces grandes se van comiendo a los chicos y en esto del mercado editorial y de los medios de comunicación, con los grandes grupos y demás, es bestial…aquí la prensa y los medios deberían, deberíamos, jugar un papel más que importante. ¿Cómo os trata la prensa?

Recibimos un buen trato de la prensa local y a nivel gallego. Mucho más difícil nos resulta penetrar en medios estatales, aunque vayamos a presentar una obra fuera. Sin embargo, desde la llegada de las Redes sociales, somos muy activos en estos canales (Facebook, Twitter, You Tube, etc), que son un verdadero y nuevo sistema de comunicación. Las dificultades vienen, sobre todo, por la distribución: aunque tenemos distribuidoras por toda la península, hay espacios vetados para los pequeños editores: pienso en las áreas de servicio de aeropuertos o autopistas, que sólo trabajan con los grandes, lo que empobrece mucho su oferta cultural y de ocio

¿Cómo escogéis lo que vais editando? y ¿cómo os planteáis el tratamiento del material?

Intentamos que sea un catálogo coherente y de calidad. Y alternativo. En todos estos años hemos tenido lógicamente decisiones más acertadas y otras menos. Solemos dirigirnos a los autores o autoras, a veces pedimos el tema que nos interesa; otras estudiamos propuestas… Nos consideramos alternativos porque no publicamos ni novela contemporánea, ni literatura infantil/juvenil, ni libro de texto, que son los tres géneros dominantes en la edición española. Y porque nos basamos en una cultura, como la gallega, que es la cultura de un país pequeño y con muchos deberes pendientes en cuanto a su normalización cultural y lingüística, y en sus bajísimos índices de lectura. Publicamos, por lo tanto, otro tipo de libros, ensayos, piezas originales de gastronomía, guías curiosas sobre Santiago de Compostela, diarios íntimos, rescate de correspondencia inédita… Sólo con que veáis las novedades de estos meses en www.alvarellos.info ya os dais cuenta del tono de nuestras publicaciones.

¿Cómo te vas acercando a las obras que vas publicando: más bien como editor o más bien como lector?

Ambas fórmulas. Soy un buen lector con deformación editorial. Quiero decir que todo lo que leo (sean manuscritos o libros publicados de otros) lo hago con óptica de editor.

¿Cómo los vas descubriendo y cómo se lleva a cabo la selección?

El mercado cada vez sostiene menos títulos que pueden ser muy buenos pero que generarían pérdidas si el 100% del gasto lo hace solamente la editorial

La selección es complicada. Recibimos, cada mes, unas 15-20 propuestas de todo tipo. Y publicamos, cada año, entre 10 y 12 títulos nuevos. Así que ya veis que por el camino queda la mayor parte. Es normal. Son muchos los condicionantes a la hora de elegir un libro. Aparte de su calidad, de que cuente algo nuevo al mundo y que se lleve bien con el resto del catálogo, está el tema económico, que no es nada menor. Muchos títulos (cada vez más) necesitan de cofinanciación, que aparte del editor se busquen ayudas para poder afrontar su publicación. El mercado cada vez sostiene menos títulos que pueden ser muy buenos pero que generarían pérdidas si el 100% del gasto lo hace solamente la editorial.

¿Qué es lo que te motiva de ellos (me refiero tanto de los escritos como de los escritores, porque, a veces te puede motivar más un escritor, por lo que sea, que un escrito o al revés).  En todo caso: ¿qué prima, la pluma o el escrito?, ¿de qué depende?

Es muy importante que los autores sean mediáticos, quiero decir, que sepan llegar bien al público, en las presentaciones, en las entrevistas… Que se involucren en la promoción como lo hacemos nosotros. Por lo tanto, cuando un autor se mete de lleno en estas lides, es más fácil para todos. Todo esto, siempre que detrás haya, digo, de nuevo, una buena historia contada, y que diga algo nuevo al mundo.

presentacion¿Qué te motivó, en el caso que nos ocupa hoy, ‘Cartas de un condenado a muerte’? ¿Cómo ha sido trabajar con José Mejuto?

Es uno de los libros más conmovedores que he leído y quizás el más impactante de los publicados por nuestra editorial. Llegó a nosotros a través de la profesora Olivia Rodríguez quien, como os he contado, dirige una de nuestras colecciones. Ella conoció circunstancialmente en Buenos Aires (en el Tortoni) a Ana Paula Mejuto, nieta de José Mejuto, que custodió durante 70 años en el exilio las cartas de su abuelo desde varias prisiones de Galicia. Ellas nos ofrecieron la publicación, junto con la ayuda de uno de los grandes conocedores de la memoria de la guerra y de las cartas de condenados a muerte, como es el actual presidente de la Real Academia Galega, Xesús Alonso Montero, que firma el prólogo. Este libro completa un título en el que mi padre ya trabajaba en 2003 y 2004 poco antes de fallecer: “Galicia bajo la bota de Franco”, una edición clandestina de 1937 en la que participó Luís Seoane y que publiqué a comienzos de 2005. Para este otoño, además, preparamos la edición de un singular e inédito diario de guerra (de 1936 y 1937) de un médico santiagués que, trabajando como cirujano para el ejército de Franco, llega a criticar a los falangistas y procede de un pasado conservador, pero galleguista, en la preguerra. Su nombre, Fernando Alsina. La edición está al cuidado de Ricardo Gurriarán, otro gran experto en memoria histórica.

¿A quién van destinados los libros de Alvarellos Editorial?

Pues están llamados a activar nuestras mentes, a enriquecer nuestros conocimientos y, también, a darnos momentos intensos de placer en la lectura y el aprendizaje.  Todo ello desde Galicia y con nuestra cultura como eje emisor.