EL MARCO REGULATORIO SÓLO FAVORECE A LAS EMPRESAS

FACUA atribuye el máximo anual en la tarifa eléctrica al modelo que fomenta la especulación

La asociación subraya que el precio máximo anual del suministro coincide con la llegada del nuevo bono social, que recorta los descuentos que había hasta ahora.

A las 19 horas de este pasado lunes, el precio de la tarifa subió a 182,54 euros por megavatio por hora. Un repunte motivado por el ajuste alcista que las empresas pueden realizar de la factura, en base a la estructura en la que se basa la misma

FACUA critica que el Gobierno siga sin proteger a los consumidores, permitiendo que las eléctricas puedan continuar subiendo los precios de la tarifa que tiene contratada la gran mayoría de hogares españoles.

El precio de la electricidad ha alcanzado este lunes el máximo en lo que va de año 2017: A las 19 horas, 182,54 euros por megavatio por hora. Un repunte motivado por el ajuste alcista que las empresas pueden realizar de la factura, en base a la estructura en la que se basa la misma.

El coste del kilovatio PVPC depende del precio de la subasta mayorista, los peajes (que establece el Ministerio) y de los posibles ajustes. Esta última variable se ha convertido en la fórmula a la que se acogen las electricas para inflar el precio coyunturalmente.

Avaladas por este sistema, y en un intervalo de cuatro horas, unas cuantas centrales de generación ingresaron más de 4 millones de euros por el mero hecho de existir, aprovechándose de un concepto denominado "reserva de potencia adicional a subir". Un abuso legal que forma parte de un marco regulatorio que sólo favorece la especulación de las eléctricas.

Este nuevo repunte del precio de la luz se produce cuando acaba de entrar un nuevo bono social que recorta los descuentos que había hasta ahora. Con carácter general, el Gobierno plantea que para acceder a él, las familias sin hijos menores deben ingresar una renta no superior a 1,5 veces el Iprem (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), que está actualmente en 537,84 mensuales. Es decir, si en un hogar entran más de 807 euros al mes no podrá accederse al bono si en él vive una persona, una pareja sin niños menores o una con hijos de más de 18 años, por ejemplo.

Pero el nuevo bono social que quiere implantar el Gobierno trae otros recortes. Si el vigente representa un descuento del 25% sobre el importe de la factura de los usuarios, el nuevo supondrá la misma reducción, pero con un límite en los kWh consumidos. Así, una unidad familiar sin menores sólo tendría bonificados los primeros 1.200 kWh que consumiese al año: se trata de una media de sólo 100 kWh mensuales, frente los 366 kWh que consume el usuario medio en España según los análisis de la asociación.