60% DE USUARIOS RECONOCE NO TAPAR SU WEBCAM

Tu cámara te espía y tú no lo sabes

Crece el número de espacios dedicados a publicar fotos y vídeos robados a través de webcams hackeadas.

Cada día se publican 60.000 horas nuevas de vídeo, según datos recabados por Daily Mail

En España existen unos 150 millones de ordenadores, además de dos teléfonos móviles por cada habitante o lo que es lo mismo: centenares de miles de cámaras potencialmente intervenidas. Es el “espionaje doméstico”, una práctica en auge y que lleva a centenares de usuarios a robar y publicar imágenes con contenido sexual; información de la vida privada y fotos “robadas” en el contexto de sesiones Skype. Los hackers publican estas imágenes y a los usuarios les encanta esta mala práctica; medios como Daily Mail en UK afirman que cada día se publican 60.000 horas nuevas de vídeo.

La logística de estas prácticas se asienta en los “Ratss” (ratas en inglés); se trata de herramientas de software malintencionado capaces de hackear un ordenador y administrarlo de forma remota tomando el control del disco duro y la webcam. Es frecuente que el usuario instale estos programas sin saberlo al abrir e-mails publicitarios o memes a través del WhatsApp los cuales, en muchos casos acaban contaminando el terminal.

Según una encuesta de Kaspersky un 60,2% de los usuarios reconoce no tapar ni cubrir su webcam. En España ya existen casos de usuarios extorsionados ante la amenaza de publicar sus fotos en la red o revelar en espacios públicos información comprometida robada de su disco duro. Famosos como Marck Zuckerberg ya han afirmado que no trabajan sin la webcam tapada con un adhesivo; por si fuera poco el mercado se ha llenado de campañas y empresas que comercializan desde pinzas hasta pegatinas de colores, tampoco faltan apps destinadas a inhibir la función de la webcam. 

En su decálogo de consejos Canals afirma que es importante evitar conectarse a fuentes de WIFI públicas; nunca abrir archivos en forma de vídeos o películas que se envían a través de e-mail y evitar práctica atrevidas tales como mostrarse desnudo ante la webcam sino tenemos seguridad de la honestidad de nuestro interlocutor/a.

Fuente: Francisco Canals