167 MILLONES DE PÉRDIDAS EN 2016

El declive de Twitter

Un bajo crecimiento del número de usuarios y una pronunciada caída de inversiones publicitarias marcan la crisis de la red social del pajarito azul.

Hasta hace algún tiempo los 140 caracteres con los que los usuarios comunicaban al mundo sus propios pensamientos parecían ser el futuro. Desde la primavera árabe a los diversos atentados que sacudieron el mundo en las redes sociales, twitter parecía imparable.

La inmediatez del medio, una de sus principales características llevó en poco tiempo a Twitter a ser una de las redes sociales más populares.

Pero algo se ha bloqueado. Twitter no está creciendo como se esperaba, canibalizado por otras redes sociales más populares como Facebook.

En el último trimestre de 2016 sólo aumentó 2 millones de usuarios de los que se conectan al menos una vez al mes a la red social, alcanzando un total de 319 millones de usuarios.

En comparación, la red social fundada por Mark Zuckerberg, llegó en 2016 a 1.860 millones de usuarios activos. A partir de estos datos se puede entender que la crisis de la red social va más allá y también está perdiendo dinero de la publicidad. De hecho, los tweets patrocinados son cada vez menos, y las empresas prefieren patrocinar su contenido en Facebook o Google.

Los ingresos del cuarto trimestre de 2016, de 717 millones de dólares, están por debajo del 740 millones esperados por los analistas. También en la bolsa las cosas van mal con la acción, que ha pasado en tres años de 70 $ a los 18 $ actuales.

La compañía aún sigue estando en pérdidas, y ha registrado una pérdida neta de 167 millones de dólares en 2016. Twitter ha estado trabajando para reducir y optimizar los costes, con medidas cada vez más radicales reduciendo personal. También vendió su división Fabric para el desarrollo de aplicaciones a Google y cerró Vine, la red social para compartir vídeos de corta duración.

Para muchos esta crisis también es causada por la desafección de muchos usuarios que están desanimados por la presencia de muchos Trolls ofensivos y a menudo violentos – cosa que sin embargo, no disuade a los usuarios de Facebook, donde los Trolls están igualmente presentes y son igualmente perjudiciales.

Fuente: Francesco Gerace, L’Unitá