LAS CRECIENTES ACTUACIONES DE EEUU TERMINAN LLAMANDO LA ATENCIÓN DE LA MAQUINARIA EUROPEA

La Comisión Europea estudia nuevas medidas preventivas para "la tormenta solar del siglo"

Las crecientes medidas del Gobierno y autoridades de Estados Unidos para prevenir el riesgo de repetición de una gran tormenta solar Carrington, han terminado llamando la atención de los altos mandatarios de la Unión Europea que estarían estudiando ahora la activación de distintas medidas de protección civil a nivel europeo para mejorar la protección de los Estados miembro.

Las crecientes medidas del Gobierno y autoridades de Estados Unidos para prevenir el riesgo de repetición de una gran tormenta solar Carrington, han terminado llamando la atención de los altos mandatarios de la Unión Europea que estarían estudiando ahora la activación de distintas medidas de protección civil a nivel europeo para mejorar la protección de los Estados miembro.

Así se desprende de las últimas actuaciones instadas recientemente desde el propio Parlamento Europeo ante la Comisión Europea tras abordar, al menos en otras dos ocasiones precedentes desde 2010, el riesgo de las tormentas solares en sede parlamentaria europea ("Solar activity" y "The Carrington effect (geomagnetic storms resulting from solar activity)", y tras el adicional posicionamiento de distintos organismos técnicos de la Unión reconociendo el carácter "creciente" de este riesgo natural, e incluso, tras la expresa petición de uno de los parlamentos nacionales de los Estados miembros, el español, que hace unos meses solicitaba formalmente a la UE, por unanimidad de todos los grupos políticos, el diseño de protocolos preventivos europeos y medidas educativas para la ciudadanía en materia de autoprotección.

Nuevamente interpelada desde el Parlamento Europeo por las recientes iniciativas de Washington para instar a las ciudades norteamericanas a disponer de reservas de emergencia para caso de "tormenta solar del siglo", la Comisión Europea ha reconocido estar considerando distintas medidas preventivas ante las tormentas solares entre las que destacaría la inclusión del monitorizaje del clima espacial en el "Global Disaster Alert and Coordination System" (o "sistemas de alertas y coordinación global ante desastres"), y otras medidas complementarias de la Agencia Espacial Europea, a la espera de recibir el "national risk assessment", o informe de estimación de riesgos nacionales que la Comisión Europea habría solicitado de los distintos Estados miembros, informa el Observatorio del Clima Espacial.

De hecho, países como Reino Unido ya habrían incluido formalmente el riesgo nacional del clima espacial como uno de los nuevos riesgos de mayor impacto en su "national risk assessment" desde el año 2012, estiemando una probabilidad de "emergencia civil por tormenta solar" de entre un 5% y un 50% para el periodo 2012 - 2017, como ya informó nuevatribuna.es.

Estimación que el Gobierno del Reino Unido habría reiterado en los mismos términos en su nueva edición del "national risk assessment" 2013, para el periodo 2013-2018.

Sin embargo la mayoría de los Estados de la Unión Europea, incluido España, carecería todavía de unas tales estimaciones. Aunque con la clara excepción, en lo tocante a España, de la Comunidad Autónoma de Extremadura que es la única que sí habría llegado a incluir algún tipo de planificación y respuesta coordinada para caso de tormenta solar extrema dentro de su Plan Territorial de Protección Civil, el PLATERCAEX.

De hecho, Extremadura fue también pionera en adoptar otras medidas preventivas como la formulación de un Decálogo informativo sobre el riesgo de las tormentas solares para su población, con los consejos de autoprotección que se deberían seguir.

"La cuestión es que la maquinaria Europea finalmente comienza a funcionar ante el riesgo EMP, esa es la buena noticia", señalan desde el Observatorio del Clima Espacial, "y que, paralelamente, países tan determinantes en la UE como Alemania estén adoptando contundentes medidas de prevención y de autoprotección para su propia población, como recomendar a todas las familias alemanas, a sus más de 82 millones de habitantes, que tengan preparativos básicos de emergencia para "2 semanas" - nada de las tradicionales 72 horas para escenarios menores- tiene no poco valor para todo ello", concluyen.