MACRI ESTIGMATIZA A QUIEN PROTESTA

"Paz, pan, tierra, techo y trabajo", claman contra Mauricio Macri

Miles de personas acudieron a Plaza de Mayo para pedir a San Cayetano. La consigna fue el reclamo de la sanción de una ley de Emergencia Alimentaria.

“El problema no son los trabajadores que quedan desempleados, sino que este gobierno los lleva a la marginalidad y de ahí es muy difícil salir”

Movimientos sociales y descontentos de a pie con las medidas implementadas por el gobierno neoliberal de Mauricio Macri, colmaron la mítica Plaza de Mayo en el día de San Cayetano con el fin de hacer visible el malestar que los medios hegemónicos se empeñan en ocultar. Bajo la consigna “Pan, Paz, Tierra, Techo y Trabajo”, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) le exigieron al Gobierno nacional la sanción de una ley de emergencia alimentaria para paliar la crisis que estalló con la llegada de Macri al poder. “El problema no son los trabajadores que quedan desempleados, sino que este gobierno los lleva a la marginalidad y de ahí es muy difícil salir”, explicó Esteban Castro, representante de la CTEP.

La imposibilidad del gobierno de detener la inflación, la caída del consumo, los despidos masivos, el cierre de pequeñas y medianas empresas, los recortes a jubilados y pensionados, el incremento de la pobreza y la futura propuesta de una reforma laboral que atentará contra los derechos de los trabajadores, son los ejes del descontento de una porción de la sociedad que se expresa, aún ante la sistemática intención del gobierno de negar esta situación o, peor aún, de estigmatizar a quien protesta bajo la curiosa denominación de “terrorista”. El hambre, según la Diputada Nacional Elisa Carrió, es “un invento de la cadena televisiva C5N”, único medio que desde hace 19 meses muestra la realidad de esta nueva Argentina que ha dado un enorme paso hacia atrás. 

Daniel Menéndez, integrante de la Agrupación Barrios de Pie, sostuvo que “estamos acá para reclamar algo que cualquier gobierno con un poco de sensibilidad aceptaría, que es la emergencia alimenticia, es fortalecer a los comedores, a los merenderos”. El dirigente aseguró que se ha incrementado la presencia de niños en los 1diferentes comedores que organizan y por eso “la necesidad de una ley de emergencia alimentaria”, y agregó que lo se necesita con urgencia es que “se revea la política que lleva el Gobierno, que debe convocar al diálogo de manera inmediata”.

En horas de la mañana los militantes de las organizaciones sociales convocantes arribaron a la parroquia de San Cayetano, ubicada en el barrio de Liniers. Desde allí recorrieron los quince kilómetros que separan a esa zona de Plaza de Mayo. Los manifestantes hicieron una primera parada en la Plaza Once, sitio en el que se organizó una “olla popular” para alimentar a los caminantes. Al llegar al Congreso Nacional se procedió a realizar un petitorio con firmas recogidas para reclamar a los legisladores la pronta elaboración de una ley que declare la emergencia alimentaria.

Por el momento el gobierno ha decidido construir una realidad paralela, en la que Argentina ha salido del peligro del populismo y de la posibilidad de transformarse en otra Venezuela. El relato oficial habla de una Argentina que ha dado un giro de 180 grados y que espera las inversiones foráneas que la harán salir a flote. Sin embargo los miembros del gobierno mantienen su riqueza fuera del territorio nacional, una curiosa forma de contagiar confianza en los inversores internacionales.

Con la incesante colaboración de los medios de comunicación que protegen al presidente y prefieren continuar apuntando hacia el gobierno anterior, bajo la trillada excusa de la “pesada herencia”, Macri se abre camino hacia un futuro que ya en el pasado los argentinos hemos experimentado.